El ático

Revista literaria + + + Corporación Cultural El ático + + +

7:20 p. m.

Oralitura indígena Camëntsa

Publicadas por El ático |

Poesía indígena

Los sueños son los hijos de la vida
Caminando brotan/ y en tus pasos
La sangre retoña nuevos sueños,
Hay va quedando tu rostro, tu alma,
el fruto de tus raíces
H. Jamioy


Hugo Jamioy Bëngbe Wáman Tabanóc, Valle de Sibundoy, Putumayo, Colombia, 1971. Pertenece al Pueblo Camëntsa Cabëng Camëntsá Biyá. Ha publicado libros de poesía: Mi Fuego y Humo; Mi Tierra y Mi Sol, 1999; No Somos Gente, 2001. Sus textos han sido publicados en Canadá, Alemania, España, México, en revistas universitarias de cultura y en antologías de Escritores en Lenguas Indígenas de América. Algunos títulos del autor Preguntas y Respuestas Sabias de un Niño Camëntsá, texto que contiene diálogos con un niño indígena de 3 años de edad; y el libro de poemas titulado Danzantes del Viento.

Encuentro. Es la primera palabra que se puede venir a la mente, cuando se tropieza con la poesía de Jamioy, pero es ese encuentro que no terminamos de creer que no se puede tocar, es un encuentro en el sueño, en lo más profundo de las tradiciones, es un encuentro con los mayores, con los que saben y son los que cuentan, ellos son los que hay que escuchar.
Después de encuentro caen en cascada palabras, sensaciones, espíritus, colores…
Se comienza a descubrir un mundo que siempre ha estado en nuestro interior y que es liberado por la palabra, y es la palabra y su recorrido lo que penetra desde adentro, la palabra cargada de tradición, de verdad onírica y soñada, “la palabra, sin distingo de código o tiempo, cuando adquiere esa potencia, esa capacidad de comunicar mundos exentos, los mundos propios de cada uno, de cada una, y volver la experiencia emotiva, la expresión moral o estética, una semblanza compartida, es poesía.”(José Manuel Castellanos), lo ratifica en el prologo del libro Danzantes del viento de Jamioy y termina diciendo “Bienvenida sea la poesía que rompe muros, que abre seguridades, que expone alteridades sensibles, que liberan, que conectan, que vinculan.”
De este modo, lo que queda es encontrarse: con el viento y sus danzantes, con los ojos de los abuelos y sus historias, con los espíritus, la lluvia y el Yagé. Lo que corresponde es el encuentro con nosotros mismos en la palabra que es el viento que habla…


Somos danzantes del viento
La poesía
es el viento que habla
al paso de las huellas antiguas;

La poesía
es un capullo de flores hecho palabra;
de su colorido brota el aroma
que atrapa a los danzantes del aire
y en sus entrañas guarda
el néctar que embriaga al colibrí
cuando llega a hacer el amor;

La poesía
es la magia de las orquídeas;
sus bellos versos hechos colores
se nutren de la vida pasada de los leños viejos;

La poesía
es el fermento de la savia para cada época
los mensajeros llegan, se embriagan y se van
danzando con el viento.


Yagé I
Sé Quién Eres

Te he mirado
en el Yagé
a través de esos bellos colores
ese mundo mágico colorido,
la geometría borracha
ha mostrado las figuras perfectas
el sueño pensado
la alucinación, el tránsito
el viaje al otro mundo
al mundo donde reposan
todas las verdades
el mundo donde nada
se puede esconder
donde nada se puede negar
el mundo donde todo
se puede saber
el mundo del saber
allá he viajado y te he mirado
todo lo que he mirado
a través de la guasca
que da poder, saber y conocer
no te lo puedo decir
solo quiero que sepas
que te he mirado.

Esta soledad
Esta soledad que sigue mis pasos
tiene ojo de águila
siempre me encuentra.

Shinÿe
(De aquello que da luz ó Sol)
Agonía

Sol muriendo cuando pasa el tiempo
noche atentando contra su existencia
hombre viviendo día y noche
muerte naciendo de tus propias manos.

Agua corriendo
hacia el horizonte trazado por Shinÿe
hoy te pregunto:
¿Abre hecho camino
para que no llegues a él?

Sol estás muriendo de sed
ella, no llegó en el día
de alto calor
¿Hacia donde fue?
¿Quien la desvió?

1 comentarios:

angela dijo...

QUIERO SEGUIR OLIENDO A NOCHE ENAMORADA

Subscribe