El ático

Revista literaria + + + Corporación Cultural El ático + + +

1:18 p. m.

Colección de Poesía UN: Obra Reunida

Publicadas por El ático |

Horacio Benavides: la precisión
de la palabra






De una a otra montaña, de Horacio Benavides, recoge 25 años de creación poética, a través de los cuales la palabra presenta un recorrido por las cosas más íntimas, las más cercanas al hombre que busca la virtud de las cosas sencillas, aquel que traza con un gesto breve la sabia arquitectura de las cosas.

Aquí un ratón evoca el humor negro de Dios, allá un caballo desbocado con el fantasma de la muerte a cuestas, penetra en una habitación...

...y en cada libro, en cada pasaje, se encuentra un aura contemplativa tras la imagen poética, la búsqueda por la revelación de lo espiritual tras la prosa de lo cotidiano encuentra un feliz refugio en sus versos, o como dirá en el prólogo Augusto Pinilla: "Horacio parece detenerse en esos instantes en que no sucede nada, en que no acontece sino el fenómeno extraordinario de la normalidad. Sus poemas enseñan a la mente a contemplar la revelación en todas partes, sabiendo que lo real no muere y que lo irreal no puede ser eterno."

Hay un recorrido por los espacios cotidianos que aguarda el paso atento del lector, hay un bestiario que revela el secreto de los hermanos del hombre, hay un lenguaje conciso, exacto como gota de agua, que murmura bajo la solapa para demostrar que, tras 25 años no cambia mucho el camino, pero su piel es un palimpsesto de hombres que han trazado innumerables recorridos.

En De una a otra montaña, se encuentran reunidas las obras: Las cosas perdidas 1986, Agua de la orilla 1989, Sombra de Agua 1994, La aldea desvelada 1998, Sin razón florecer 2001, Todo lugar para el desencuentro 2005.

22
(De La aldea desvelada)

Tarde sabrás
que eran imprescindibles
la silla la mesa tu perro
la flor que no veías

que el mundo era tu espejo

que ido
te marcharías con él
y te dejarías solo
boca arriba
mudo


Como quien se despide muchas veces
(de Todo lugar para el desencuentro)

El destino ató y desató
me digo a manera de consuelo

Te pregunto
¿hacia dónde puede ir un hombre
con el horizonte a sus espaldas?

Desde el último peldaño
tus humillaciones y reproches
me muestran su rostro de santidad

No pretendo conmoverte
levanta los ojos
es el último homenaje a tu dureza

mírame partir como un duende
con los pies al revés


Araña
(de Sombra de agua)

El habitante y la casa eres

el centro de la circunferencia

la intersección de los caminos del aire


Subscribe