El ático

Revista literaria + + + Corporación Cultural El ático + + +

8:31 p. m.

Oscar Wilde y su literatura eterna

Publicadas por El ático |

Efeméride 109 de su muerte



Oscar Wilde, uno de los escritores más fuertes, precisos y admirables de todos los tiempos, sigue retratando a la humanidad como hace más de un siglo cuando se publicaron sus primeros textos.
El autor irlandés, reconocido especialmente por su novela "El retrato de Dorian Gray", murió el 30 de noviembre del año 1900. Su vida se cerró en el siglo XIX pero su literatura continúa siendo leída con total vigencia en este caótico siglo XXI, en el que al igual que en sus historias, las sociedades se caracterizan por una completa falta de valores, justicia y verdad y las personas cada vez son más insensibles e individualistas.

Este maestro de la literatura, no solo experimentó el campo de la narrativa. Afortunadamente, aunque más escasa, tambien tiene una obra poética, que puede ser leida 109 años después y generar la controversia que produjo en su época.

El cuarto movimiento

Le Réveillon

El cielo está manchado con espasmos de rojo,
huyen las brumas envolventes y las sombras;
el alba se levanta desde el mar
como una blanca dama de su lecho.

Y caen flechas melladas, insolentes

a través de las plumas de la noche,

y una ola larga de luz gualda
rompe en silencio sobre torre y casa,

y extendiéndose amplia sobre el campo inculto
un batir de alas que despiertan al vuelo,
castaños que se agitan en la copa
y ramas con estrías de oro.


(Oscar Wilde Set) Very Ungrateful
by Kristin Headlam


Hélas!
Con cada pasión a la deriva hasta que mi alma
sea un laúd en cuyas cuerdas todos los vientos tañen.
¿Para esto renuncié
a mi sabiduría antigua ya mi austero control?
Mi vida es un palimpsesto
garabateado en alguna vacación de muchacho
con canciones ociosas para flauta y rondó
que solamente ocultan el secreto del todo.
Por cierto que hubo un tiempo cuando osé pisar
las alturas soleadas y de las disonancias de la vida
logré claros acordes para llegar al oído de Dios.
¿Está muerto ese tiempo? Mirad, con mi pequeña vara
apenas toqué la miel del romance,
¿y debo yo perder la herencia de un alma?

Versión de E. Caracciolo Trejo
Edición de Libros Río Nuevo 2001

Subscribe