El ático

Revista literaria + + + Corporación Cultural El ático + + +

12:08 a. m.

Colección de Poesía U. N.: Libro Inédito

Publicadas por El ático |

Antes de la Consumación,
María Clemencia Sánchez

De los dos últimos libros de la Colección de Poesía U. N., el de María Clemencia Sánchez destaca por entablar un diálogo con el origen a partir de personajes y sucesos emblemáticos de la cultura universal. De este modo, el silencio inquietante de Buster Keaton vuelve a juguetear como alguna vez en las pantallas americanas de la primera mitad del S. XX; Janis Joplin vuelve a perderse en la sombra que crece al caer la tarde en pleno Summertime de 1970 ; y más allá de las páginas se muestra a tientas el encuentro imposible de dos ciegos en algún lugar de la avenida Helen Keller. Antes de la consumación siempre habrá una búsqueda, y toda búsqueda originaria parte por develar el lenguaje primigenio que movió a los grandes personajes o que hace inevitable todo acontecimiento.

La voz de María Clemencia Sánchez escapa a la tradición conversacional frecuente en la poesía colombiana contemporánea y busca un nuevo espacio entre aquellas que se inclinan hacia una poesía de corte más esencialista, haciendo de los hitos mencionados, entre otros, desde Lewis Carrol y Yukio Mishima hasta Marilyn Monroe, sus principales puntos de partida.

No obstante, y a pesar de que sus constantes referentes externos exijan una lectura poco desprevenida, esto no le impide conservar la intimidad necesaria para que todo poema comunique un sentimiento profundo que trace el puente necesario entre autor, lector y texto.

Antes de la consumación es el segundo libro de esta poeta nacida en Itagüí, Antioquia en 1970; licenciada en Idiomas de la Universidad de Antioquia y quien con su primer libro Velorio de la amanuense, ganara el premio de poesía colombo-cubano Afranio Parra Guzmán, en 1997.

Avenida Helen Keller en
el cruce de la calle 15


Vaya lugar para una cita de amor.
Aquellos que acordaron el reencuentro
en la Avenida Helen Keller
en el cruce de la calle15,
a las cinco de la tarde, hora de Lisboa,
jamás se encontraron.

Cruzaron tan cerca que no se vieron.
Tropezaron con el viento frío
que venía de ese muelle
donde Fernando y los otros
huyeron como niebla.

La rosa, la misma rosa de Keller,
en las manos de estos amantes,
afilaba sus espinas,
justo cuando el día
auguraba la hora ciega
del olvido.

Subscribe